The Natural Way of Things

Dear readers,

These days I have been thinking about one topic. After talking to several people, I have realised that there is something in our way of thinking that in my opinion, we should change. Today I am writing about the natural way of things.

I can say I am proud that I have a broad diversity of friends. They come from different countries, they have different lifestyles, habits, sexual orientation and religious and political beliefs.

As it usually happens, when there is such a broad diversity, we all have been raised in different ways and environments. That can make us enter into conflict with our own structure of personal beliefs and values or others. Especially regarding to the way of accepting our own human nature.

In my personal case, I have grown up in a conservative environment. Which is neither right or not. It’s just the way my surroundings were. Despite of that, I can say, and my close friends and relative can confirm, I have a quiet open mind. I can talk freely about sex, politics, usually from a non-judgmental position. However, the problem comes when I look inwards. Then it’s when my own prejudices about The Natural Way of Things start to pop up.

Prejudices

It is common to hear that when somebody feels offended about a person who is homosexual, probably, the reason why is because that person can have homosexual tendencies as well. Honestly, I agree partially with this theory. I think it can be in some cases, but not in others. However, I believe that when we react negatively to situations like this, it is because it is part of our own nature and we do not want to accept it due to our belief system.

Of course, this has been an example. The same might happen when the following situations occur:

  • Expressing our feelings, attraction or sexual desire towards another person
  • Feeling shame of our own bodies, especially in front other people

The cause of all this is our belief system, contaminated by prejudices that the only thing that cause is to prevent us to enjoy what life offers to us and reconnected with our own essence.

Does it mean that you have to have sex with all people, walk naked in front of everyone or behave like an animal? Of course not. We have certain social rules to guarantee communal living.

The word here is respect. And what do we understand by it? It seems obvious, but it’s not. Let’s describe a few examples:

  • You see girl a wearing a short skirt. She is not looking for sex. You do not have to treat her like a slut. She is not. You also have no right to accuse her of provoking or behaving improperly. It’s her body and she has the right to do what she wants with it.
  • You see a gay couple holding hands. They are not fornicating in front of everyone. Let them do. They are just showing love to each other. Is there anything more beautiful than two people showing love to each other?
  • You feel sexual desire towards a person. You communicate it without pushing him or her. If you do it correctly, even if that person declines your offer, he or she might have a self-esteem boost.

Here, what it is wrong, and it seems that people do not understand, is not the feeling or emotion. It is the way you manifest your own nature. With respect, for example, you may look at a girl or a guy who is really attractive, show interest, try to engage into a conversation with that person and making clear you want something, but you step away when that person rejects you. The problem comes when you are, and sorry my language, fucking that person with your own eyes. Sorry, but this is repulsive. The same principle applies in other situations. You can go to a place where nudity is allowed and walk among other people who are naked. You may look, you may engage into a little spicy conversation, but you will not stalk or harass them, or making feel like sexual objects, or as if they were doing something completely wrong.

Rejecting Our Own Nature

Our attitude towards other is bad, but worse it is the attitude towards ourselves. When we deny our own nature, we are starting a self-destruction process that can put in danger, not only ourselves, but also the people surrounding us in the worst case.

I have seen many people who felt ashamed of being in love, or wanting to have sex just for fun, enjoying their own bodies or simply, exposing them in nature to feel freedom. Not everything has a sexual meaning when talking about our own nature.

In the overall, I think that we have a human need to connect with our psyche and body at the same level. What I want to say with all this is that we have to learn how to put our prejudices apart and listen to our basic instinct, letting them talk to ourselves and manifest them within the rules of respect.

Why this long article then? My idea here is simple. I think that the world is full of prejudices, archaic ideas that we should abandon as society in order to integrate different life styles that are more natural to our human needs.

I once read an article on the internet about Naked Yoga. The first thing that came to my mind was that it was a kind of deviant exercise in group to a bunch of people who were horny and probably would end up in an orgy. Fortunately, my rational brain stopped my train of thought and invited me to continue with the article.

Apparently, a class of Naked Yoga is like any other type of yoga you already know. The only difference is that all participants carry their own mats (hygienic reasons, of course), they take off their clothes and start the class all together. The idea of this kind of discipline is to bring the experience of yoga to a different level, which is learning how to accept our own bodies and others, connecting with our own nature. Are you over- or underweight? Full of hair? Short? Tall? Who cares. The most important thing here is to learn that without our clothes, we all are the same human beings, equally strong and weak, perfect just the way we are. Because when we get rid of the clothes, there are no social classes. No fancy dresses or watches, just bodies.

To sum up, I think that we as a society, we should try to reframe our way of thinking and focus more on our self-care, enjoying our nature and embracing it, putting aside our prejudices, letting others live as long as they are not harming us.

I hope you enjoyed this article.

Jorge Ruiz Fernández

Recuperar el control en tu vida

Estimados lectores:

Hay un tema que me ronda la cabeza desde hace varios días. Una de mis aficiones, a parte de escribir o aprender lenguas extranjeras, es la psicología. No soy experto ni mucho menos. Tampoco doy consejos sobre cómo debes lidiar con tus problemas personales. Para eso están los profesionales, aquellos que han estudiado su Grado en Psicología y se han especializado a través de másteres en diferentes áreas. Yo solo me dedico a coger libros de tanto en tanto que traten de temas como la autoestima, dependencia emocional o trastornos por estrés postraumático para conocer un poco más sobre estas temática.

Sin embargo, a veces me da por reflexionar. De ahí, a veces surgen ideas, que si bien nunca podrán reemplazar el trabajo de un profesional, me gusta expresarlas para aportar un nuevo punto de vista y debatir.

Tomar el control

La gente me que conoce bien sabe que soy una persona un poco obsesionada con mantener el control de las cosas, estudiar todas las posibilidades y tener previsto un plan ante cualquier imprevisto. En el modelo Bridge de estilos relacionales encajaría en el perfil de una persona tipo tierra, pues intentamos analizar el mayor número de alternativas posibles, racionalizarlo todo e intentar evitar implicar las emociones en nuestras decisiones.

Lo malo es que a veces puede ser un poco enfermizo cuando se convierte en algo obsesivo, especialmente a la hora de gestionar nuestras emociones. A veces, para evitar “desviaciones en nuestros planes”, evitamos expresar lo que sentimos hasta que las situaciones no estén casi al cien por cien a nuestro favor. Y aquí es cuando llegan los problemas, porque por querer retener el control, lo acabamos perdiendo.

Expresar nuestras emociones para recuperar el control

Traslademos este contexto al terreno de las relaciones personales. Un complejo mundo en el que los psicólogos se estrujan la cabeza para diseñar terapias que ayuden a las personas a mantener relaciones sanas. Trabajar la autoestima, aprender a marcar los propios límites, son algunas de las cosas que los profesionales nos pueden ayudar si acudimos a ellos.

Muchas veces, tanto con amigos, familiares o pareja, evitamos expresar lo que sentimos por “miedo a” lo que pueda ocurrir, por ejemplo, perder a esa persona. Desde mi punto de vista, creo que no expresamos cómo nos sentimos (tanto lo bueno, como lo malo) porque así tenemos una falsa sensación de mantener el control sobre nuestra relación con esa persona.

Me explico. Supongamos que tienes una amiga o un amigo, con el que tienes un vínculo muy estrecho. Un día, después de mucho tiempo, te das cuenta de que te estás empezando a enamorar de esa persona.

Si le expresas cómo te sientes, corres el riesgo de que esa persona no actúe como te esperas. Por ejemplo, podrían presentarse los siguientes resultados:

  • En el mejor de los casos, puede que esa persona sienta lo mismo por ti y acabéis siendo pareja.
  • Puede que no sienta lo mismo, pero quiera mantener la amistad contigo.
  • En el peor de los casos, puede que te diga que no y que encima rompa la amistad contigo.
  • Otras posibilidades.

Nosotros podemos controlar lo que vamos a hacer y elegir entre declararnos o no, pero no podemos controlar el resultado. Y aquí es donde vienen los problemas. Por tanto, elegimos callar para que las cosas sigan como están y mantengamos agarrada la sartén por el mango.

He reflexionado sobre este tema y, como es obvio, esta lógica es errónea. En verdad, cuando no expresamos lo que sentimos, perdemos el control del todo.

La razón es la siguiente: viviríamos en la incertidumbre y perderíamos la capacidad de decidir sobre lo que más nos conviene. Por tanto, creo acertado que debemos aprender a ser claros con nuestros sentimientos, sean de enfado, tristeza o alegría. Voy a explicarlo mejor con un ejemplo:

Imaginemos que una persona hace algo que nos molesta. Si callamos para evitar la confrontación, porque creemos así evitar también un conflicto, pensamos que lo mantenemos todo bajo control porque todo sigue según el plan establecido. Sin embargo, como no estamos resolviendo esos sentimientos negativos, esa persona no es consciente del daño que ha hecho y seguirá actuando igual. Además, nosotros seguiremos soportando una situación indeseable que nos hará más y más daño. En consecuencia, perdemos el control y comprometemos nuestra integridad física y mental.

Si seguimos así en todos los ámbitos de la vida, como el trabajo, los amigos o pareja, sería un sinvivir en el que constantemente estaríamos sufriendo un entorno hostil. Acabaríamos culpando a los demás de lo que nos ocurre y viviríamos amargados, cuando nosotros mismos hemos creado está situación adversa.

En cambio, si a esa persona le decimos: “Oye, me ha molestado lo que has hecho”, es decir, expresamos nuestra disconformidad, iniciamos una serie de acontecimientos que nos brindan una oportunidad de recuperar el control de nuestra vida. Supongamos que ocurre cualquiera de estos dos escenarios:

  • Escenario 1: La otra persona se disculpa y procura no hacerlo más. En este caso, hemos logrado que nuestro interlocutor sea consciente del daño causado y darle una oportunidad de disculparse. Aprendemos que podemos confiar en esa persona. No solo eso, sino que aprenderá que no debe comportarse de esa manera con nosotros. Nuestra relación se fortalece y recuperamos el control.
  • Escenario 2: la otra persona monta un escenario, te dice que no es para tanto. En este caso, aprendemos que no podemos confiar en esa persona. Como tenemos más información tenemos más poder para decidir si queremos o no mantener esa amistad en nuestra vida. En consecuencia, recuperamos el control.

En resumen, considero adecuado que para mejorar nuestras relaciones interpersonales así como nuestra calidad de vida, debemos trabajar nuestras habilidades comunicativas y ser lo más abiertos posible con nuestras emociones. Eso no significa gritar a los cuatro vientos cuando estás enamorado/a o odias a alguien en profundidad, sino a expresarlas en el momento adecuado y con las personas involucradas. De esta manera, revelamos la realidad de las personas con las que nos relacionamos, nos guste o no. Sea lo que queramos o no, esto provoca que tengamos más información y podamos tomar una decisión más acertada con base en lo que mejor nos convenga.

Y tú, ¿estás de acuerdo con este artículo?

Muchas gracias por leerme.

La Daga, Encadenado y el porqué de mis novelas

Estimados lectores:

Hace tiempo que no hablo de mis libros. Quizás este es el momento, ahora que llevo dos obras escritas y son apenas conocidas en el mercado. Hoy os hablaré de mi segunda novela: La Daga; y luego, de Encadenado.

La novela narra la historia de una periodista llamada Patricia de la Sierra, cuya misión en la vida es perseguir a todo aquel que se aprovecha del sistema para obtener un beneficio propio. El contexto de la historia se desarrolla en Barcelona, empobrecida tras largos períodos de crisis económica. Esto provoca que los índices de criminalidad se disparen, amenazando con la seguridad de la ciudad. Para saber más detalles, podéis consultar su ficha aquí.

En primer lugar, parece la típica novela policíaca en la que se busca un criminal, se le caza y ya está. Sí y no.  Lo que hace diferente a mi novela respecto a otras, es su alto contenido en crítica social.

Me inspiré en esta historia hace unos diez años. Entonces, me encontraba en mi residencia de estudiantes en el frío y oscuro invierno sueco, durante mi estancia Erasmus. Allí me relacionaba con muchos estudiantes de otros países. Cada uno tenía unas costumbres diferentes. Sin embargo, hubo algo común en todos ellos: su humanidad. Me explico.

Independiente de dónde vengamos, de nuestra religión, sexo, etcétera, nuestro corazón humano nos hace únicos en muchos rasgos de nuestro comportamiento. Rasgos étnicos o culturales son algo muy superficial y apenas impactan en nuestra personalidad más profunda.

Es innegable que los humanos poseamos cosas buenas, pero más innegable aún que poseamos muchas más cosas malas. Un ejemplo es el odio a lo diferente, nuestras ansias de poder y de destrucción. Solemos elegir el mal por encima del bien.

Muchas veces, estos comportamientos no tienen como origen una raíz maligna. De hecho, son a menudo mecanismos de defensa. Por ejemplo, una persona conflictiva en el trabajo, que pisotee a los demás, puede que se comporte así por tener que mantener a su hijo y tenga miedo de perder el trabajo. Hay muchos casos diferentes y casi todos pueden ser fundamentados.

Sin embargo, eso no significa que debamos hacer daño a los demás para satisfacer nuestras necesidades. Al contrario, deberíamos aprender a gestionar nuestras emociones para mantener un clima lo más favorable posible.

Siguiendo esta línea de pensamiento, llegué a la conclusión de que el ser humano suele elegir el mal por encima del bien por razones que no son, para nada, de origen maléfico. Aun así, sigo creyendo de que en nuestras manos existe el poder de decidir sobre nuestro destino, al menos en parte.

Por esta razón escribí La Daga, para narrar una historia que hiciera comprender que como personas, por muy insignificantes que podamos resultar en comparación al global de la población, tenemos un inmenso poder para cambiar las cosas. Muchas veces, no somos capaces de comprenderlo. Con mis libros publicados (y con los que pienso publicar), quiero lanzar ese mensaje, porque al fin y al cabo, soy una persona que tiene la convicción de que la humanidad aún puede cambiar a mejor, de que somos capaces de controlar aquello que nos hace daño y cambiar personalmente.

En Encadenado, mi primera novela y que estoy revisando en los momentos en los que escribo este artículo, narra la historia de un hombre que vive, como dice el título, encadenado a las exigencias sociales. Durante su aventura, tendrá como objetivo recuperar las riendas de su vida.

Me gusta escribir sobre estos temas. En mi vida, las excusas para cambiar algo no existen. Muchas veces las personas se estancan en sus emociones o en su forma de pensar y me entristece ver cómo algunas deciden quedarse como están. Sí, he utilizado el verbo «decidir», porque aunque parezca mentira, nuestra vida se basa en elecciones que  solo nosotros hacemos. Cuando aprendemos a que tenemos control sobre ellas, es cuando todo comienza a cambiar a mejor.

Muchas veces no es fácil y reconozco que, si los protagonistas pudieran mandarme a la mierda (perdonad la expresión), lo harían. ¿Por qué? Porque si bien podemos cambiar las cosas, hay que reconocer que avanzar no es fácil. Pero eso no debería ser nunca una excusa, pues la vida nos presenta entrenamientos en forma de retos o pruebas. Tanto si las superamos como si no, ganamos algo con el hecho de aprender algo.

Abrazad el cambio. Cueste lo que cueste.